CONCURSO INTERNACIONAL DE CUENTOS CORTOS PARA LA EDUCACIÓN EN VALORES "CIUDAD DE MORELIA" 2009/10

FINALISTA
Título
Autora
País
Me lo dijo un pajarito
Aidé Carolina Barbosa Cruz
Oaxaca, México
Valores asociados: Autoestima, sensibilidad, independencia, confianza en sí mismo

El niño estaba triste…

No tenía amigos. Bueno, sí tenía amigos, pero en aquel momento lo habían dejado solo.

Y él se sentía así: solo.

Fue a sentarse bajo la sombra de un árbol, y al levantar la cara, miró a través de las ramas la luz del sol que caía sobre partes de su rostro. De pronto un pajarito se posó en la rama más cercana al niño, el pajarito lo observó durante largo rato, se acercó dando pequeños saltitos a lo largo de la rama, lo miraba con sus ojos de botón color negro. Al fin preguntó:

- ¿Por qué no juegas?

El niño dijo - ¿A qué? No están mis amigos

- ¿Y necesitan estar tus amigos para que juegues?

- Creo que sí-respondió el niño – si quiero jugar necesito que estén mis amigos.

- Entiendo –dijo pensativo el pajarito - ¿y quiénes son tus amigos?

- Son algunos niños que viven cerca de mi casa

- Ah - dijo el pajarito como aquel que encuentra una solución - el problema no es que no estén tus amigos, el problema es que no tienes más amigos.

- ¡Cómo ¡-dijo el niño confundido - ¡no entiendo! – No tengo más amigos, porque no hay más niños por aquí.

- Ven –dijo el pajarito –sígueme- te presentaré a un amigo mío.

Así, lo llevó al centro de aquel jardín en donde estaban. El niño sintió el viento rozar su cara:

“Él es mi amigo el viento
juega conmigo todo el tiempo,
¡¡ Pídele que juegue contigo
y verás que divertido es como amigo!!”

Y así, el niño jugó con el viento, que despeinó su cabello, le hizo cosquillas en la cara y elevó un cometa muy alto, muy alto para que el niño lo viera.

El niño se sentó otra vez bajo el árbol.

El pajarito se acercó y dijo:

- ¡Ven!, Mi amigo el sol, quiere conocerte.
él con sus juegos, va a sorprenderte
verás que ser su amigo te va a gustar
y de jugar con él, hasta te vas a cansar.

Y el niño miró al sol. Este le puso una figura cerca de sus pies. Una sombra que se movía como se movía el niño, bailaba, corría y nunca se le separaba ¡Qué divertido fue!, al finalizar, el sol pintó en la cara del niño dos tomates rojos.

El niño fue al árbol. Efectivamente, cansado de jugar.

Él pajarito le dijo:

-Te tengo una sorpresa - una amiga quiere también jugar contigo

- ¿Quién? Respondió el niño -¿tienes amigas?

- ¡claro ¡ Es el agua

El agua de alegría te llenará
Su frescura disfrutarás
Será tu amiga si cuidas de ella
De mis amigas, es la más bella.

El niño fue al estanque. Se divirtió tanto viendo como su cara se retorcía en el reflejo del agua, que reía a carcajadas.

El agua lo salpicó y el refrescó sus manos. Así cantaron una canción,

Y una rana se dejó ver llena de emoción.

El amigo sol le dijo entonces al niño que el día había terminado. Un día lleno de juegos. Así que el niño fue a despedirse del pajarito que ya estaba acurrucado en su nido

- Vienes mañana- dijo el pajarito – nos faltan muchos amigos por descubrir

- ¡Claro!- Gritó entusiasmado el niño

La luna y las estrellas lo acompañaron a su casa.

- Seguro también son mis amigas – pensó el niño.

Y nunca más se sintió solo.

Aidé Barbosa Cruz es Profra. De Educación Preescolar, Licenciada en Educación Preescolar, Licenciada en Psicología y Diplomada en Competencias docentes.



Copyright Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE). El cuento se muestra tal y como el autor nos lo hizo llegar sin haber realizado ninguna modificación de estilo, ortografía o gramática. Si desea contactar con el autor del cuento, escríbanos.