CONCURSO INTERNACIONAL DE CUENTOS CORTOS PARA LA EDUCACIÓN EN VALORES "CIUDAD DE MORELIA" 2009/10

FINALISTAS
Título
Autora
País
La cestita de papel
Eva María Riber Herráez
España
Valores asociados: amor, bondad, compasión, honestidad, esfuerzo, generosidad, respeto a lo ajeno

Todas las mañanas el abuelo Joaquín riega sus flores: margaritas y claveles.

Una vez a la semana las lleva al mercado del pueblo para venderlas. Con las monedillas que ahorra se compra unos zapatos nuevos.

Un día al atardecer el abuelo Joaquín observa desde su casa como Miguel, el hijo del carpintero, salta la valla, entra en su huerto y en una cestita se lleva unas cuantas margaritas y otros tantos claveles.

Al día siguiente al atardecer Miguel vuelve a llevarse en su cestita las flores del abuelo Joaquín, y así un día tras otro. Un día el abuelo Joaquín decide hablar con él. Abre la puerta de su casa y le dice:
- Miguel, ¿por qué saltas mi valla y te llevas mis flores?-
- ¡Oh, señor! No piense que las voy a tirar o a estropear- Responde el muchacho.
- Cada tarde cuando salgo de la escuela recojo estas hermosas flores en mi cestita para entregárselas a la ancianita ciega que está sentada en las escaleras de la iglesia---

El abuelo Joaquín está muy sorprendido y al mismo tiempo emocionado. Miguel continúa hablando: - Ella sonríe, recoge las flores y las coloca en la caja de madera que le pedí a mi padre, luego me coge de las manos y me muestra las monedas que ha conseguido vendiendo las flores. Este año se podrá comprar unos guantes y una larga bufanda para pasar el duro invierno.

Entonces el abuelo Joaquín le dice a Miguel:
- Está bien Miguel, quiero que vengas mañana a mi casa, muy temprano, antes del amanecer y recuerda que nunca debes coger sin permiso lo que no es tuyo.

A la mañana siguiente antes de salir el Sol el abuelo recibe a Miguel, le enseña a remover y preparar la tierra. En un saquito le entrega unas diminutas semillas y le dice:
- Ahora Miguel tendrás tus propias flores. Hasta que broten y crezcan podrás llevarle a la ancianita de las mías, pero me ayudarás a cuidarlas y regarlas.

A los pocos meses Miguel ya recoge las flores del trocito de tierra que el abuelo Joaquín le ha regalado. Y cada tarde al salir de la escuela entra en el huerto, y en su cestita se lleva unas cuantas margaritas y otros tantos claveles para la ancianita ciega que está sentada en las escaleras de la iglesia.

Me llamo Eva Mª tengo 51 años. Soy maestra. Actualmente trabajo en un colegio religioso concertado con niños y niñas de 3º de primaria. Me fascina mi trabajo. También me fascina escribir cuentos para niños, adolescentes y algunas veces me atrevo con pequeñas poesías. En mi vida personal estoy casada desde hace 29 años, tengo tres hijas dos de ellas ya casadas. Ellas me enseñan mucho, me inspiran a veces por sus logros otras veces por los problemas que surgen día a día.

Tengo la gran suerte de ser abuela de dos preciosos pequeños un niño de 6 años al que dedico este humilde cuento y de una princesita de 2 añitos. Para el mes de mayo vendrá el tercero que aunque no sin problemas será una gran alegría recibir a este nuevo pequeñín.
He escrito varios cuentos. He conseguido dos primeros premios en los concursos de Navidad del año 2008 y 2009 en los concursos celebrados en mi colegio. He escrito las obras representadas para Navidad o para otras celebraciones colaborando igualmente con otros cursos en cuentos o pequeñas obras de teatros para los niños y niñas.




Copyright Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-WAECE). El cuento se muestra tal y como el autor nos lo hizo llegar sin haber realizado ninguna modificación de estilo, ortografía o gramática. Si desea contactar con el autor del cuento, escríbanos.